Make your own free website on Tripod.com
Reportaje

Piñón Fijo

[ X ]

El popular payaso cordobés comenzó repartiendo volantes con su bicicleta. Ahora, con tres discos editados, la TV lo convirtió en un fenómeno de proyección nacional.

¿Cuándo comenzó?

Hace doce años, en un momento bastante difícil, parecido al que estamos viviendo. Mis hijos eran bebitos y tienen la edad del personaje. Entonces decidí apostar fuerte por lo que realmente me gustaba hacer, aunque ganara dos mangos. Gracias a Dios y a la gente que de alguna manera se sintió cómplice de esta historia, creo que he podido cumplir todos mis sueños.

¿Por qué se llama así su personaje?

Se llama Piñón Fijo porque los comienzos fueron andando en bicicleta. Apelé a ese nombre porque estaba muy relacionado con la bici y porque tiene un perfil muy optimista el hecho de ir siempre hacia adelante. Andaba de parque en parque y de plaza en plaza en Córdoba. Me había hecho todo un itinerario que unía en bicicleta.

¿Empezó repartiendo volantes?

Sí, al principio vestido de mimo. Cuando crucé las altas cumbres para llegar a Mina Clavero, traté de encontrarle la razón de ser y empecé a repartir volantes con la guitarrita al hombro y el saxo cloacal. Fue una linda aventura. Hoy tengo más experiencia y aprendí a hacer globitos con forma. Estos globos están inflados con aire de las sierras de Córdoba, que no es un aire cualquiera. Ese mensaje de pintar primero mi aldea para pintar el mundo después es válido para mí. Mucha gente me pregunta cómo hago para trabajar con mis localismos y mi raíz tan cordobesa. No le tengo miedo a eso: creo que a los chicos hay que enseñarles a amar el lugar de donde uno viene.

¿Qué es el saxo cloacal?

Es un instrumento a base de conexiones de agua e imaginación. Fui a una ferretería y enloquecí a los empleados, que aún deben de seguir preguntándose qué instalación quería hacer.

¿Cómo se llaman sus títeres?

-Uno, Piñoncito, es como un hijito mío. Es igual a mí y lo uso en la mano para que los chicos vean cómo lo manejo. El otro es Zacarías. No soy ventrílocuo, pero habla solo y su nombre no tiene explicación.

¿Cómo es su rutina?

Son estructuras encadenadas por canciones. Me apoyo mucho en la música. Tengo dos discos editados y otro que acaba de salir, que se llama Por los chicos vivo y distribuirá en todo el país el sello BMG. Está grabado en vivo, con la mitad de los temas recopilados de trabajos anteriores. Las canciones nuevas son por la salud mental de los padres. Siempre digo que más que papás son damnificados porque los chicos les hacen escuchar una y otra vez los mismos temas.

¿Por qué cree que a veces se le da una connotación peyorativa a te palabra payaso?

Puede ser un poco por ignorancia del que opina y otro tanto por culpa de los que nos pintamos la cara. Como en todos los oficios: algunos lo enaltecen y otros lo corrompen. Mi personaje tiene formato de payaso pero, por respeto a los verdaderos payasos de circo, no me considero como tal: Soy Piñón Fijo, un personaje que tiene cositas de payaso, de malabarista, de mimo, de músico, de animador, para que los chicos sonrían.

¿Cómo definiría lo que hace?

Es dificil encontrarle un rótulo: Lo más fácil es decir payaso. Pero este personaje tiene mucho de duende urbano, como se lo conoce en Córdoba. Es amigote de los chicos y cómplice de los grandes. Guardo un perfil de amigo de los chicos, y no deformo la voz ni la forma de hablar para comunicarme con ellos.

¿La historia del payaso triste es real?

Hay todo un mito de que el payaso llora por dentro y ríe por fuera. Yo soy una persona muy feliz con lo que hago. He lagrimeado pero de pura emoción.

¿Cuántas veces?

Muchas. Hace poco, en Laboulaye, un nene de 9 años que estaba contenta disfrutaba del show junta a su mamá, no bien terminó el espectáculo, me abrazó y se largó a llorar. La madre y yo nos miramos y, sin conocernos, empezamos a lagrimear. Son cosas que pasan más por la calidad de 1a relación que por la cantidad. Una vez, confundimos un camino y llegamos dos horas tarde al show. La gente aún estaba sentada esperando. Cuando llegué, tuvo que aguantar media hora más para que me cambiara en la iglesia, porque no había vestuario. Cuando terminó el show, los chicos se pusieron en fila para recibir un beso del payaso. Esas son las cosas valiosas.

¿Piensa extenderse por el resto del país?

Lo estamos explorando. Fuimos a La Pampa y metimos cuatro mil personas en el gimnasio de Independiente, de General Pico; al interior de Santa Fe y también a la Capital. A nosotros, Buenos Aires nos produce mucho "cuiqui", pero yo me siento muy apoyado por los niños de los lugares que visité. Mi sueño es expandir mi club de amigos. Si Buenos Aires sirve para eso, mejor. Pero soy consciente de que hay chicos desde Jujuy hasta Tierra del Fuego.

¿Hay un antes y un después en la historia de Piñon Fijo?

Me marcó El Lagarto Show, programa al que ingresé hace dos años. Me dió la posibilidad de grabar un disco y que me conocieran chicos de otros lugares. Sale por Canal 12 de Córdoba, que tiene cobertura en otras diez provincias.

¿Prueba las rutinas con sus hijos?

Sí: Las paso por el tamiz de la crítica despiadada de mis hijos. Me gusta que sean tan críticos, Dicen: "Eso no me gusta, está feo, es ridículo; o no va con vos". Y les hago caso.

¿Sigue pensando que el único capital que no se devalúa es la alegría y los sueños de nuestros hijos?

Sí. Y desde mi humilde puesto de trabajo, trato de defenderlo. Nos pueden devaluar o acorralar la plata, pero no el futuro espiritual del pueblo, que está en los niños. Creo y quiero creer en eso.

Por Jorge Carlos Fritzsche
Foto Daniel Jurjo


ÜFicha

Altura 1,77 m
Peso 93 kg
Edad 36 años
Lugar y fecha de nacimiento Deán Funes, Córdoba, 20/08/65
Estado Civil Casado con Karina
Hijos: Ana Sol [15] y Jeremías [13]
Debut: Hace doce años, repartiendo volantes. "Cargaba mi bici, armaba improvisadamente mi teatro callejero y hacía el show. Terminaba y me iba a otro. Me había hecho todo un itinerario que unía con la bicicleta".

Un lugar: Córdoba
Un postre: Budín de pan. "Ahí estoy fundamentando mis 93 kilos, nunca una acelga".
Un libro: El Príncipito, de Antoine de Saint Exupéry

Imprimir | la reproducción de las notas solo se hace a modo ilustrativo. Los derechos de la mismas pertenecen a la revista Nueva | Publicado el domingo 07  - 07 - 2002